Blog

¿Percibirán pensión pública las futuras generaciones?

Posted in Consejos

percibirán pensión pública las futuras generaciones seguros gandia denia javea denia

Atendiendo al gráfico elaborado por el Instituto Nacional de Estadística, resulta bastante obvio que la pirámide poblacional estará totalmente invertida en tan solo treinta años y la gran pregunta es: ¿Qué implicación puede tener este fenómeno para las futuras generaciones? El hecho es que en la actualidad, existe una población entre los 30 y los 64 años que es la que mayor peso relativo constituye dentro del universo de contribuyentes. Por otro lado tenemos una población relativamente menor a partir de los 65 años de edad, que es la de los perceptores de rentas por jubilación. ¿Qué sucederá cuando de la base la pirámide poblacional sea sustancialmente menor que su vértice conforme va mostrando ya la tendencia? El escenario previsible dentro de 30 años es de total colapso del sistema actual de pensiones teniendo en cuenta la tendencia demográfica que nos indica el gráfico*.

Con el fin de evitar que ocurra dicho escenario, se están implantando mecanismos de revalorización en el Sistema de Pensiones de la Seguridad Social. En síntesis, que se van a ir reduciendo paulatinamente las cuantías percibidas por los futuros pensionistas para poder garantizar la viabilidad del sistema público de pensiones. Y es que parece bastante lógico pensar que si hay cada vez una mayor esperanza de vida, unos índices de natalidad en constante decrecimiento (según las series elaboradas por el INE), menores contribuciones a la Seguridad Social desde el comienzo de la crisis, un excesivo peso relativo en términos de PIB de la economía sumergida y un paro estructural en España sin precedentes ¿Qué pueden esperar las futuras generaciones? Esta circunstancia nos lleva, siendo racionales, a plantearnos la necesidad de planificar nuestra jubilación a través de instrumentos de ahorro privados, en sus diferentes modalidades, aprovechando sus interesantes ventajas fiscales, para alcanzar una renta que nos permita mantener nuestro poder adquisitivo en el tiempo sin incurrir en carencias inesperadas en el momento de la jubilación.

Sin embargo es imprescindible contar con el mejor asesoramiento para poder optimizar los recursos disponibles. Seguros Ginestar, empresa de mediación de seguros con presencia en La Marina Alta y La Safor, cuenta en este sentido con profesionales en finanzas, que de la mano de avanzadas herramientas actuariales, pueden atender las necesidades del ahorrador más exigente.

La protección esencial de cualquier familia: Los seguros de vida

Posted in Consejos

La protección esencial de cualquier familia Los seguros de vida

Dado que no podemos evitar la existencia de la incertidumbre, al menos podemos minimizar sus efectos a través de la previsión.

La vida está llena de imprevistos frente a los cuales nos resultaría difícil hacer frente sin la protección oportuna. La incertidumbre es uno de los miedos naturales del ser humano, especialmente en cuanto a tragedias se refiere. Las preocupaciones que esto conlleva pueden ser en buena parte paliadas al contratar un seguro ya que con este precisamente lo que adquirimos es seguridad, elemento fundamental que se ubica en el segundo peldaño de la conocida pirámide de las necesidades de Maslow.

Contratar un seguro de vida con una cobertura adecuada, puede ser decisivo para la estabilidad económica de nuestra familia, ya sea en caso de fallecimiento o invalidez que suponga tener que adaptar nuestro entorno físico al nuevo escenario. Sobretodo la mayor preocupación para los contratantes es el dejar provistos a sus hijos o herederos del capital que garantice la cobertura de sus necesidades en el medio/largo plazo.

No tan solo se reduce el concepto al ámbito particular sino que el espectro es mucho más amplio. Es decir, en el entorno empresarial han ido desarrollándose a lo largo del tiempo, nuevas fórmulas de protección de vida focalizadas en aportar un cierto capital a los trabajadores o a las familias de estos en caso de accidente. En definitiva, los seguros de vida otorgan al asegurado una protección adicional a la pensión que ofrece el estado en caso de invalidez permanente. Hay que matizar que en este caso, el rendimiento está sujeto a tributación por el IRPF por parte del asegurado que será en definitiva el perceptor del capital y/o renta. Todo lo contrario cuando se trata de fallecimiento, en el cual los beneficiarios deberán tributar en relación al Impuesto de Sucesiones y Donaciones dependiendo de las edades de los mismos. Aparte del los seguros de vida-riesgo, las empresas más comprometidas con sus empleados, suelen ofrecer también aportaciones a planes de pensiones, lo cual supone un importante complemento salarial del que el beneficiario quedará muy agradecido en el momento de la jubilación.

Es importante tener en cuenta los siguientes puntos cuando vayamos a contratar un seguro de vida:

  • Compañía con la que lo contratamos: actualmente existen muchas compañías de seguros pero al contratar algo tan importante como un seguro de vida es recomendable elegir una compañía sólida, estable y con historia en el mundo de los seguros.

  • El tipo de coberturas y riesgo asegurado. Para ello lo más aconsejable siempre será acudir a un profesional del seguro, pues su grado de conocimiento por su especialización en el sector, nos llevará a tomar la decisión más acertada.

  • Las cláusulas de la póliza sobretodo en los puntos en los que quedan establecidas las causas de fallecimiento e invalidez.

  • Para finalizar, debemos hacer la siguiente reflexión: Si realmente somos altruistas con nuestros seres queridos, ¿por qué no contratar un seguro de vida que nos proporciona la seguridad y estabilidad que todos deseamos?.

Cuestiones básicas que tiene que plantearse cuando contrate un plan de pensiones

Posted in Consejos

Cuestiones básicas que tiene que plantearse cuando contrate un plan de pensiones

Contratar un plan de pensiones u otro producto con vistas a la jubilación se va a convertir en una necesidad básica para aquellos que quieran mantener un nivel de ingresos después de su etapa laboral. A continuación algunas cuestiones básicas que debe tener en cuenta antes de contratar un plan de pensiones.

1. El gran argumento por el cual es necesario ahorrar para la jubilación es porque el actual sistema de pensiones, tal y como está definido actualmente, puede llegar a ser insostenible, teniendo en cuenta que actualmente la recaudación de la Seguridad Social, es insuficiente para hacer frente al gasto en pensiones. Prueba de ello es que, sumando todas las disposiciones realizadas sobre el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, se ha reducido su importe a 53.750 millones de euros. Al margen de esto, el Gobierno prevé que utilizará otros 8.500 millones de euros del Fondo de Reserva de la Seguridad Social en 2015 para garantizar el abono de las pensiones, según el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el próximo año. Dicho de forma llana, el envejecimiento de la población hace insostenible las pensiones públicas a futuros y este efecto ya se empieza a apreciar.

2. ¿Cuándo es buen momento para contratarlo?

Es aconsejable comenzar a planificar la jubilación en el mismo momento en que ingresamos en el mercado laboral. Cuanto antes empecemos, menor será el esfuerzo que tendremos que hacer mañana, no sólo por disponer de más años para ahorrar, sino porque a lo largo de ese plazo, la rentabilidad que pueda generar ese ahorro nos ayudará a conseguir antes nuestro propósito.

En la primera etapa, denominada fase de capitalización, las aportaciones realizadas son bajas. En las sucesivas fases de planificación a la jubilación, fase de maduración y fase de extinción, el nivel de aportaciones se incrementan gradualmente de manera considerable, ya que nuestra capacidad de ahorro es superior y el horizonte temporal es menor.

3. ¿Puede disponer de su dinero cuando quiera?

El dinero del plan de pensiones se puede recuperar al llegar el momento de la jubilación o antes, en caso de incapacidad o fallecimiento (por los herederos). Adicionalmente, existen otros tres supuestos de cobro anticipado de la prestación: desempleo prolongado, enfermedad grave o desahucio de la vivienda habitual. A partir del 1 de enero del 2015, se ha aprobado un nuevo supuesto de liquidez, sin necesidad de vincularlo a ninguna situación objetiva, por lo que se podrá rescatar el dinero del (sin necesidad de justificarlo), una vez que hayan transcurrido diez años desde la primera aportación.

4. ¿Es mejor ahorrar mes a mes o sólo al final del año?

Las aportaciones periódicas, ya sean mensuales o trimestrales, siempre son más recomendables que las que se hacen a final de año, ya que permiten ir neutralizando los movimientos de los mercados financieros y las alzas o bajas de las activos financieros en que invierten los Planes de Pensiones. 

5. ¿Mejor planes que otros vehículos como los fondos?

Los fondos de inversión son un vehículo idóneo para el ahorro, ya que al igual que los planes de pensiones, permiten una gestión profesionalizada y diversifican obligatoriamente en varias inversiones. De esta forma, en caso de insolvencia de la entidad que gestiona el plan o el grupo financiero al que pertenece dicha entidad, los activos seguirán siendo titularidad del ahorrador.

La diferencia entre planes de pensiones y fondos de inversión es que los primeros son ilíquidos hasta el momento de la jubilación, salvo en los supuestos mencionados anteriormente, mientras que los fondos tienen liquidez en un plazo máximo de 72 horas. Además, los planes cuentan con ventajas fiscales, dada su condición ilíquida.

6. ¿Cuál es la fiscalidad de los planes de pensiones?

Los planes de pensiones son el único instrumento financiero que tiene reducción en la base imponible en el IRPF, hasta un límite de 10.000 euros o 12.500 euros (para los que tienen 50 años o más). Así, por ejemplo, si se aportan 1.000 euros y se tributa al 40% en renta, Hacienda nos devolverá 400 euros. La novedad es que a partir de 2015 el límite máximo de aportación con derecho a la reducción fiscal será de 8.000 euros, frente a los 10.000 euros vigentes.

Una vez jubilados, tendremos que pagar por el dinero rescatado como rendimiento de trabajo, sin embargo, se debe tener en cuenta que el efecto de diferir el impuesto durante veinte o treinta años le otorga a este instrumento de ahorro una fiscalidad bastante ventajosa.

 

7. ¿Mejor contratar en un banco o con u  profesional en Ahorro/inversión?

Desde Seguros Ginestar recomendamos siempre a profesionales en Seguros De Ahorro evitando así a entidades financieras cuyos empleados trabajan bajo fuertes presiones que pueden sesgar dicho asesoramiento en detrimento del ahorrador.

 

Una mejor planificación para la jubilación, acompañando al cliente en el momento de constitución del ahorro y buscando la mejor eficiencia financiera y fiscal en el momento de la prestación resulta esencial para el ahorrador.

Contratar un plan de pensiones u otro producto con vistas a la jubilación se va a convertir en una necesidad básica para aquellos que quieran mantener un nivel de ingresos después de su etapa laboral. A continuación algunas cuestiones básicas que debe tener en cuenta antes de contratar un plan de pensiones.

1. El gran argumento por el cual es necesario ahorrar para la jubilación es porque el actual sistema de pensiones, tal y como está definido actualmente, puede llegar a ser insostenible, teniendo en cuenta que actualmente la recaudación de la Seguridad Social, es insuficiente para hacer frente al gasto en pensiones. Prueba de ello es que, sumando todas las disposiciones realizadas sobre el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, se ha reducido su importe a 53.750 millones de euros. Al margen de esto, el Gobierno prevé que utilizará otros 8.500 millones de euros del Fondo de Reserva de la Seguridad Social en 2015 para garantizar el abono de las pensiones, según el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el próximo año. Dicho de forma llana, el envejecimiento de la población hace insostenible las pensiones públicas a futuros y este efecto ya se empieza a apreciar.

2. ¿Cuándo es buen momento para contratarlo? Es aconsejable comenzar a planificar la jubilación en el mismo momento en que ingresamos en el mercado laboral. Cuanto antes empecemos, menor será el esfuerzo que tendremos que hacer mañana, no sólo por disponer de más años para ahorrar, sino porque a lo largo de ese plazo, la rentabilidad que pueda generar ese ahorro nos ayudará a conseguir antes nuestro propósito. En la primera etapa, denominada fase de capitalización, las aportaciones realizadas son bajas. En las sucesivas fases de planificación a la jubilación, fase de maduración y fase de extinción, el nivel de aportaciones se incrementan gradualmente de manera considerable, ya que nuestra capacidad de ahorro es superior y el horizonte temporal es menor.

3. ¿Puede disponer de su dinero cuando quiera? El dinero del plan de pensiones se puede recuperar al llegar el momento de la jubilación o antes, en caso de incapacidad o fallecimiento (por los herederos). Adicionalmente, existen otros tres supuestos de cobro anticipado de la prestación: desempleo prolongado, enfermedad grave o desahucio de la vivienda habitual. A partir del 1 de enero del 2015, se ha aprobado un nuevo supuesto de liquidez, sin necesidad de vincularlo a ninguna situación objetiva, por lo que se podrá rescatar el dinero del (sin necesidad de justificarlo), una vez que hayan transcurrido diez años desde la primera aportación.

4. ¿Es mejor ahorrar mes a mes o sólo al final del año? Las aportaciones periódicas, ya sean mensuales o trimestrales, siempre son más recomendables que las que se hacen a final de año, ya que permiten ir neutralizando los movimientos de los mercados financieros y las alzas o bajas de las activos financieros en que invierten los Planes de Pensiones.

5. ¿Mejor planes que otros vehículos como los fondos? Los fondos de inversión son un vehículo idóneo para el ahorro, ya que al igual que los planes de pensiones, permiten una gestión profesionalizada y diversifican obligatoriamente en varias inversiones. De esta forma, en caso de insolvencia de la entidad que gestiona el plan o el grupo financiero al que pertenece dicha entidad, los activos seguirán siendo titularidad del ahorrador. La diferencia entre planes de pensiones y fondos de inversión es que los primeros son ilíquidos hasta el momento de la jubilación, salvo en los supuestos mencionados anteriormente, mientras que los fondos tienen liquidez en un plazo máximo de 72 horas. Además, los planes cuentan con ventajas fiscales, dada su condición ilíquida.

6. ¿Cuál es la fiscalidad de los planes de pensiones? Los planes de pensiones son el único instrumento financiero que tiene reducción en la base imponible en el IRPF, hasta un límite de 10.000 euros o 12.500 euros (para los que tienen 50 años o más). Así, por ejemplo, si se aportan 1.000 euros y se tributa al 40% en renta, Hacienda nos devolverá 400 euros. La novedad es que a partir de 2015 el límite máximo de aportación con derecho a la reducción fiscal será de 8.000 euros, frente a los 10.000 euros vigentes. Una vez jubilados, tendremos que pagar por el dinero rescatado como rendimiento de trabajo, sin embargo, se debe tener en cuenta que el efecto de diferir el impuesto durante veinte o treinta años le otorga a este instrumento de ahorro una fiscalidad bastante ventajosa. 7. ¿Mejor contratar en un banco o con u profesional en Ahorro/inversión? Desde Seguros Ginestar recomendamos siempre a profesionales en Seguros De Ahorro evitando así a entidades financieras cuyos empleados trabajan bajo fuertes presiones que pueden sesgar dicho asesoramiento en detrimento del ahorrador. Una mejor planificación para la jubilación, acompañando al cliente en el momento de constitución del ahorro y buscando la mejor eficiencia financiera y fiscal en el momento de la prestación resulta esencial para el ahorrador.

Las aseguradoras y sus no muy aconsejables canales de distribución.

Posted in Consejos

Las aseguradoras y sus no muy aconsejables canales de distribución

Cuando hablamos de seguros, el concepto más tradicional que a cualquier ciudadano le podría venir a la mente, estaba vinculado a la figura del agente, profesional de confianza exclusivamente dedicado al sector. Sin embargo desde la década de los 90, el sector ha experimentado un cambio en muchos aspectos que han sido favorables y en otros no tanto desde una óptica socioeconómica, como lo ha sido la diversificación de los canales de distribución.

En nuestro día a día, recibimos miles de impactos publicitarios sobre seguros; nos los venden periodistas con eslóganes simplones “perdóneme que insista”, jugadores de futbol, aparecen en cualquier página de internet de modo insistente y molesto, el abuso ejercido por la banca seguros, recibimos llamadas de call-centers sin saber cómo han podido conseguir nuestros datos personales, las cadenas de supermercados y grandes superficies ya tienen su propio segmento de negocio asegurador, los concesionarios de automóviles, las agencias de viajes, las gestorías, la masa de vendedores a puerta fría y que se ha disparado con la crisis, etc, etc, etc,…todo ello con un único objetivo: presentar una buena cuenta de resultados a cualquier precio, aunque esto suponga degradar la responsabilidad social del sector. No es de extrañar que continúe creciendo este equivocado modelo de negocio teniendo en cuenta la carencia de ideas de los consejos de administración de las propias compañías aseguradoras, incapaces de generar valor añadido y paralelamente dignificar el sector.

Un claro ejemplo de la degradación del sector y su consecuente negativa percepción social, es la que ha venido ejerciendo la banca-seguros. Desde que empezara la crisis, en el verano del 2007, el mayor riesgo de crédito generado por la coyuntura económica, hizo que cambiara radicalmente el concepto de banca que habíamos conocido hasta el momento. Dado el escenario de menores ingresos por créditos concedidos, los quebrantos generados por los créditos impagados y la mayor aversión al riesgo de pequeños ahorradores, entre otros factores, han llevado a los bancos a tener que buscar otras alternativas generadoras de ingresos. En este sentido, han encontrado en el sector asegurador al partner ideal, que les ha facilitado el camino ante las grandes carteras de clientes en las bases de datos de los bancos y que están suponiendo un gran negocio para ambas partes. La banca comercializa los seguros bajo presión, usando los créditos como arma de coacción para vender sus seguros directa o indirectamente (hecho que está prohibido por la Ley de Mediación 26/2006), usando los datos que figuran en los recibos de sus clientes así como la información privilegiada que les proporcionan las cuentas corrientes y/o de ahorro de los mismos. Por ello si les funciona ese sistema, que es totalmente eficaz ¿para qué invertir tiempo asesorando a sus clientes? Esto implicaría un proceso de formación de sus empleados pero parece que esto esté quedando en un plano irrelevante. Para la banca solo importa un elemento: maximizar los beneficios con principios victorianos y tener contentos a los accionistas.

Generar beneficios es deseable y necesario…pero no a cualquier precio.